La oferta motivada de indemnización por accidente de tráfico

Oferta motivada

La reclamación previa es un trámite necesario para poder acceder a la vía judicial posteriormente. Al igual que para el perjudicado es obligatorio interponer la reclamación, la aseguradora debe contestarla necesariamente.

Lo hará mediante una oferta o una respuesta motivada en función de si considera que procede o no indemnización por las lesiones sufridas.

Estas obligaciones de asegurador y perjudicado vienen establecidas en el artículo 7 del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor (en adelante, LRCSCVM).

Puedo ayudarte

Soy abogado especialista en accidentes de tráfico. Si necesitas un abogado con amplia experiencia en reclamación de accidentes de tráfico, contacta conmigo e infórmate sin compromiso.

Contacta conmigo

¿Qué es una oferta motivada?

Una oferta motivada es una contestación de la compañía aseguradora a la reclamación que previamente le ha hecho el perjudicado del accidente de tráfico en cuestión.

A esta respuesta se le llama oferta motivada porque incluye una propuesta indemnizatoria, es decir, la aseguradora considera que efectivamente hay una responsabilidad por daños que resarcir.

Para llegar a esta conclusión y remitir la oferta motivada, la compañía anteriormente analiza el caso y comprueba que:

  • Se ha producido el accidente.
  • Es responsable el vehículo asegurado.
  • El perjudicado ha sufrido un daño.
  • Hay relación de causalidad entre el accidente y las lesiones sufridas.
  • Sus servicios médicos han podido valorar el alcance de las lesiones.

Si se cumplen estos presupuestos, la aseguradora emitirá una oferta motivada con una propuesta de indemnización, desglosando detalladamente los conceptos que se pretenden indemnizar.

Así se recoge en el artículo 33 de la LRCSCVM, por lo que no podrá reducirse a una cuantía a tanto alzado, sino que habrá de expresar y justificar cada punto y euro que se ofrece.

4. El principio de vertebración requiere que se valoren por separado los daños patrimoniales y los no patrimoniales y, dentro de unos y otros, los diversos conceptos perjudiciales.

Artículo 33.4 de la LRCSCVM

Además, para que la oferta motivada sea válida, deberá atender a otros requisitos a continuación se indican.

Requisitos para la validez de la oferta motivada

En cuanto a su forma, no exige la ley requisito alguno, sin embargo, sí requiere un contenido mínimo e indispensable que deberá incluirse necesariamente para que la oferta motivada tenga validez legal.

Ese contenido mínimo consta de:

1. Una propuesta indemnizatoria

Toda oferta motivada debe incluir una propuesta económica en forma de indemnización por la cuantía que el seguro considere ajustada a la realidad de los daños sufridos y suficiente para resarcirlos.

3. Para que sea válida a los efectos de esta Ley, la oferta motivada deberá cumplir los siguientes requisitos:

a) Contendrá una propuesta de indemnización por los daños en las personas y en los bienes que pudieran haberse derivado del siniestro. En caso de que concurran daños a las personas y en los bienes figurará de forma separada la valoración y la indemnización ofertada para unos y otros.

Artículo 7.3 a) de la LRCSCVM

No necesariamente debe coincidir ni parecerse a lo que se pretenda por parte del perjudicado, de hecho en la gran mayoría de ocasiones dista bastante.

Por ello, como decíamos antes, lo grande o pequeña que sea la oferta motivada, habrá de cumplir con el principio de vertebración e indicar punto por punto el daño valorado y el montante indemnizatorio que a ello corresponde; tendrá que valorar separadamente los daños personales:

2. Daños personales calculados según Baremo

El Baremo facilita la conversión de las lesiones corporales en conceptos económicamente indemnizables. Se trata de determinar los daños sufridos e interpretar su gravedad y su alcance.

Cada concepto indemnizatorio deberá expresarse por separado tal como establece la LRCSCVM.

Se trata de traducir en dinero esos conceptos económicamente indemnizables resultantes de la valoración previa del daño. Habrá que guiarse por las Tablas recogidas en el Anexo de la Ley.

3. (...)

b) Los daños y perjuicios causados a las personas se calcularán según los criterios e importes que se recogen en el Título IV y el Anexo de esta Ley.

Artículo 7.3 b) de la LRCSCVM

3. La base del ofrecimiento

No solo hay que declarar exactamente qué conceptos indemnizatorios se ofrecen sino además debe acompañarse de aquella información que haya tomado de base para acreditar ese ofrecimiento concreto.

Hablábamos de la obligación de información del perjudicado a la aseguradora en la reclamación previa y ahora, en la oferta motivada, esa obligación cambia de sentido y es el seguro quien debe facilitar toda la información tenida en cuenta para llegar a la cuantía propuesta.

Dentro de la "información que debe acompañarse" se incluyen informes y dictámenes periciales, médicos y cualquier documento que permita al perjudicado analizar adecuadamente la oferta y si se ajusta a la realidad o no.

3. (...)

c) Contendrá, de forma desglosada y detallada, los documentos, informes o cualquier otra información de que se disponga para la valoración de los daños, incluyendo el informe médico definitivo, e identificará aquéllos en que se ha basado para cuantificar de forma precisa la indemnización ofertada, de manera que el perjudicado tenga los elementos de juicio necesarios para decidir su aceptación o rechazo.

Artículo 7.3 c) de la LRCSCVM

Plazo de emisión de la oferta motivada

Una vez que la compañía recibe la reclamación previa del perjudicado, dispone ésta de 3 meses para emitir su oferta (o respuesta) motivada. Así se desprende del artículo 7.2 de la LRCSCVM.

2. En el plazo de tres meses desde la recepción de la reclamación del perjudicado, tanto si se trata de daños personales como en los bienes, el asegurador deberá presentar una oferta motivada de indemnización si entendiera acreditada la responsabilidad y cuantificado el daño, que cumpla los requisitos del apartado 3 de este artículo. En caso contrario, o si la reclamación hubiera sido rechazada, dará una respuesta motivada que cumpla los requisitos del apartado 4 de este artículo.

Artículo 7.2 de la LRCSCVM

Con la reclamación previa, el plazo de prescripción de la reclamación se interrumpe, por lo que, durante este plazo de 3 meses, queda en suspenso, de modo que el plazo de prescripción empezará a contar de cero cuando la aseguradora emita su oferta motivada al perjudicado.

Y entonces, ¿qué sucede si el seguro no emite la oferta en plazo?

Suele ser bastante frecuente que no se cumplan o no interese cumplir estos plazos, por lo que también está prevista una consecuencia legal con el objetivo de evitar el incumplimiento de los plazos.

La consecuencia establecida en la ley consiste en el devengo de intereses moratorios. Viene expresada en el artículo 9 de la LRCSCVM y se remite al artículo 20 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, por el que se dispone en su punto cuarto que:

La indemnización por mora se impondrá de oficio por el órgano judicial y consistirá en el pago de un interés anual igual al del interés legal del dinero vigente en el momento en que se devengue, incrementado en el 50 por 100; estos intereses se considerarán producidos por días, sin necesidad de reclamación judicial. No obstante, transcurridos dos años desde la producción del siniestro, el interés anual no podrá ser inferior al 20 por 100.

En un principio puede parecer una medida laxa, no obstante, se trata de unos intereses superiores -especialmente altos tras los dos años de demora- que además se imponen de oficio.

Ello hace destacar su carácter punitivo sobre las aseguradoras con base en la protección especial que merece la víctima del accidente, lo cual es incompatible con una demora extensa e/o innecesaria de la reparación del daño.

Conformidad y disconformidad con la oferta motivada

En los casos (poco habituales según nuestra experiencia) en los que el perjudicado está de acuerdo con la propuesta, se formaliza su aceptación y termina el procedimiento.

En el resto de casos, ante la disconformidad con la oferta motivada, el perjudicado puede rechazarla o aceptar el pago de la cantidad ofrecida y seguir reclamando.

Ante el eventual rechazo, la compañía aseguradora puede consignar la cuantía ofrecida para que dicha suma no devengue intereses de demora. En cuanto al perjudicado, podrá recabar informes periciales complementarios a fin de acreditar su postura e intentar alcanzar un nuevo acuerdo u obtener la razón en sede judicial.

Cualquiera que sea el objetivo, podemos distinguir 3 opciones:

  1. Informe pericial de común acuerdo: Compañía aseguradora y perjudicado acuerdan designar a un perito concreto para valorar el daño surgido a raíz del accidente. El importe de estos informes van a cargo de la compañía.
  2. Informe pericial de parte: Se trata de un informe privado de la parte perjudicada. Ésta encarga a un especialista independiente un informe pericial complementario a fin de remitirlo al seguro e intentar que cambie de parecer. El importe de este tipo de informe tendrá que ser satisfecho por el perjudicado que lo solicita. Por su parte, el seguro tendrá el plazo de un mes para emitir una nueva oferta motivada desde que reciba este informe complementario. Durante el transcurso del plazo, la prescripción vuelve a verse suspendida y la oferta emitida podrá ser exactamente igual que la primera sin que sea necesaria una ampliación de su cuantía.
  3. Informe del Instituto de Medicina Legal: El instituto de Medicina Legal es un órgano adscrito y situado en el juzgado al que puede acudir el perjudicado por sí mismo o bien de acuerdo con la aseguradora. Independientemente de cómo sea, el informe pericial resultante habrá de ser sufragado por la compañía de seguros y será remitido a ambas partes una vez realizado.

Sea como fuere, nunca una oferta motivada puede conllevar la renuncia a ejercitar acciones posteriores de cara a reclamar la diferencia entre lo abonado a razón de la oferta y la cuantía que el perjudicado crea realmente adecuada para reparar el daño.

Y es que no solo se trata de la imposibilidad de condicionar el pago de la indemnización a la renuncia de derechos o acciones, sino que el propio seguro, además, está obligado a referir expresamente en la oferta que el pago del importe ofrecido no está condicionado a la renuncia del ejercicio de futuras acciones por parte del perjudicado.

Concertar cita
Puedes llamarme al 951 08 92 10 o dejarme tu nombre y teléfono para que me ponga en contacto contigo.


    ¿Por qué deberías escogerme?
    Amplia experiencia
    Especialista en Accidentes
    Rápida respuesta
    Atención personalizada
    ¿Dónde encontrarme?
    C/ Pirandello 6, Portal 3, 5ª Planta, Oficina 5 29010 Málaga, Andalucía 951 08 92 10 contacto@juantorroba.es