Diferencias entre tomador y asegurado en un contrato de seguros

Diferencias entre tomador y asegurado en un contrato de seguros

Es habitual que se confundan las figuras del tomador y el asegurado en un seguro, pero en realidad son distintas. A continuación veremos cuáles son las diferencias entre el tomador y el asegurado.

Puedo ayudarte

Soy abogado especialista en reclamaciones a seguros. Si necesitas un abogado con amplia experiencia en reclamación de accidentes de tráfico, contacta conmigo e infórmate sin compromiso.

Contacta conmigo

¿En qué se diferencian el tomador y el asegurado en un contrato de seguros?

El tomador del seguro es aquella persona que lo contrata, es decir, el titular del mismo. En cambio, el asegurado es la persona que queda protegida por las coberturas contratadas.

Así pues, el tomador es la persona que paga el seguro, una obligación que no se le puede exigir al asegurado. No obstante, en esta última cuestión entra en juego la siguiente pregunta.

¿El tomador y el asegurado pueden ser la misma persona?

Sí, el tomador y el asegurado pueden ser una misma persona. De hecho, es muy habitual que sea así, o bien que haya un tomador que es asegurado y, además, otras personas aseguradas por el mismo contrato.

Pongamos el caso de los seguros de coche. Tiene que haber un tomador, como en todo contrato de seguro, y esta persona normalmente es un asegurado, ya que suele ser un conductor del vehículo.

Pero también se puede incluir como asegurado a otra persona, como por ejemplo un hijo que no cumple los requisitos para estar cubierto en caso de accidente (por ejemplo por no tener 25 años ni dos años de carnet, que es lo que se suele exigir en estos casos).

¿El contrato tiene que especificar quién es el tomador y el asegurado?

Es importante que el contrato contenga toda la información posible, y que quede claro quién es el tomador y quién el asegurado, para evitar futuras controversias. No obstante, cuando en el contrato de seguro no se recoge expresamente que el tomador sea asegurado, se entiende que lo es.

Puede darse el caso también de que una persona no esté asegurada expresamente en el contrato, con su nombre y apellidos, pero que igualmente esté cubierta por el seguro.

Sería por ejemplo el caso que vimos antes, de los conductores con al menos 25 años de edad y dos años de antigüedad en el permiso de conducir, que suelen estar incluidos en los seguros de coche obligatorios.

¿Quién es el beneficiario?

El beneficiario es otra figura distinta, que nada tiene que ver con el tomador ni el asegurado. Se trata de aquella persona que será indemnizada económicamente en caso de que se produzca el hecho asegurado por el tomador del seguro.

Por ejemplo, si se contrata un seguro de vida, el beneficiario será aquella persona que recibirá el dinero en caso de que el asegurado fallezca (el asegurado puede ser el tomador del seguro o no, como ya sabemos).

Cabe destacar que el tomador, el asegurado y el beneficiario de un seguro pueden ser la misma persona. Ocurriría así por ejemplo, cuando una persona contrata un seguro para sí misma por el cual, si dicha persona es declarada en incapacidad permanente, tiene que recibir una indemnización.

Juan Torroba Díaz
Juan Torroba Díaz

Soy abogado y desde el año 2006 me he especializado en el ámbito de la responsabilidad civil derivada de accidente de tráfico y los seguros. Tengo un Máster en Responsabilidad Civil y Seguro con nota sobresaliente.

Formo parte de la Asociación Española de Abogados Especializados en Responsabilidad Civil y de la Asociación DIA de Víctimas de Accidentes.

Contacta conmigoMás sobre mí

Concertar cita
Puedes llamarme al 951 08 92 10 o dejarme tu nombre y teléfono para que me ponga en contacto contigo.


    ¿Por qué deberías escogerme?
    Amplia experiencia
    Especialista en Accidentes
    Rápida respuesta
    Atención personalizada
    ¿Dónde encontrarme?
    C/ Pirandello 6, Portal 3, 5ª Planta, Oficina 5 29010 Málaga, Andalucía 951 08 92 10 contacto@juantorroba.es